Pasos por un casino equitativo (diez pasos para intercambiar el mando en la salsa cubana)

Un proyecto de Aarón Jiménez en colaboración con Camila Banda

Investigación en proceso

 

Uso plástico del casino

a. El arte modifica la materia y el espacio para resimbolizar.

b. Materia a modificar: las dinámicas sociales de la salsa cubana o casino.

 

Nociones del casino

a. La salsa cubana se baila en rueda.

b. Las letras de sus canciones revisa, entre otras cosas, las dificultades de las clases populares, la presión de los bloqueos en las fronteras, la agonía del trabajo esclavo.

c. Su música revisita sus raíces, tensa con otros ritmos, roba letras.

d. Sus pasos nos llegan complicándose en México, derivándose, poblados de juegos geométricos (si sólo quedaran las pisadas de las ‘ruedas’ devendrían dibujos extraterrestres en campos de cultivo). Nos proveen de un lenguaje, así como de problemas de traducción en la vertiginosa competencia por inventar vueltas. Nos da otro erotismo y empoderamiento. Procura que nos toquemos en una sociedad que teme el tocarse. Incluso, llega a limar asperezas entre clases sociales.


 

Problemas del mando unidireccional y cómo cambiarlo

a. Su estructura se sostiene en custodiar la soberanía del que ‘lleva’, que apunta a una dominación masculina (bailar “como niña” sólo se entiende como sumisión) ¿Por qué no comparte el mando?

b. Entre los miles de pasos que existen, sólo un puñado (casi en desuso) ceden el mando (aunque sólo momentáneamente).

c. No hay concursos donde se intercambie el mando.

d. ¿Has visto una competencia con categorías dónde ellas lleven a los hombres?

e. Camila ¿cuántos te han sacado a bailar para que los lleves?

f. Buscar cambiar el cuerpo y las relaciones del baile.

g. Aprovechar la posibilidad de contagio de la rueda de casino.

h. Aprovechar que ambos se sujetan con la mirada, una mirada que sonríe con otra sonrisa.


Geometría de adentro hacia afuera

a. Los pies de la pareja en la salsa cubana, en la base de todos sus pasos, se desplazan sobre tres puntos, tres puntos que forman un triángulo (en lugar de una línea como en la salsa en línea).

b. Los triángulos se despliegan en un círculo llamado ‘la rueda’.

c. La rueda de casino son parejas girando alrededor de un punto concéntrico. Un solo círculo porque todas las parejas son eco de ellas mismas y ninguna ha de dejar de ser espejo.

d. Dejar de ser espejo de otra pareja se entiende como un error, pero el error es tan parte de la rueda como el acierto.

e. Topográficamente, la rueda puede partirse en varios círculos, autocontenidos o en sistemas en torno a una Vía Láctea.

f. En la rueda, el punto central siempre es un vacío.

g. La pareja es un triángulo que puede abrirse hacia el centro de la rueda o hacia fuera. La suma de dos triángulos es un cuadrado.

h. La figura geométrica (el círculo, el triángulo, el cuadrado) puede ser interrumpida por un poder interceptado (que convierte el círculo en medio círculo o el cuadrado en triángulo).



Geometría de afuera hacia adentro

a. El triángulo es la base del casino. Tres puntos de apoyo que el suelo da para que el pie no flote caótico en el espacio. El triángulo se completa en la tensión de los elementos de la salsa cubana. Un triángulo que puede girar y desplazarse.

b. El triángulo se comprime en un punto: el punto de mando, el que ejerce o suelta la tensión entre la pareja. Punto que irradia. Unidad inicial. Ese punto ejerce el control: el ego. Ahí se toma el mando y la responsabilidad, o se depone.

c. Esporádicamente aparece otro punto, el de apoyo, que aparece y desaparece. Un centro desplazado a satélite.

d. El punto de mando puede moverse de mano, incluso puede ser ejercido con el pie o a distancia sin tocar a la pareja.

e. La unidireccionalidad como regla para ese punto es lo que debatimos.

f. No vamos contra la masculinidad, la feminidad, ni las múltiples variantes de género, sólo contra la unidireccionalidad del poder.

 

Habrá que tensar

a. El problema del baile especializado,

b. la equivocación como parte de la rueda y

c. la improvisación como parte del baile.

 

Diseñamos diez pasos para intercambiar el mando para

a. Improvisaciones para robar-interceptar el poder.

b. Correspondencia de textos, dibujos y videos.

c. Estudios geométricos.

 

Lista de pasos

1. Camila

2. Incertidumbre

3. ¿A dónde?

4. Pluma

5. Emboscada

6. Fiesta de sombreros

7. Rol con pasas

8. Dualidad

9. Duo

10. Tira los dados

 

“Haz del hombre y de la mujer un círculo redondo y saca de él el cuadrado y del cuadrado, el triángulo. Haz un círculo redondo y tendrás la piedra de los filósofos.”

Rosarium philosophorum


Nota: Nuestros diez pasos exigen de ambos bailadores un mayor rango de conocimientos y afectos, una nueva responsabilidad: la sensibilidad de dejarse conducir; así como la precisión del saber llevar. Y, si el no estar enseñando a ambos sexos tanto a llevar como a ser llevados imposibilita compartir el poder, los que estamos insertos en el baile tenemos ahí un trabajo pendiente.

Por una ideologización del casino

a. Al llegar la salsa cubana a México, a través de academias y clubes, la hemos vaciado de su relación ritual y sagrada (el canto a los orishas, etc.) para ocuparla como una forma de dispersión y socialización.

b. ¿Cuándo será resimbolizada en México?

c. Al no tomar la responsabilidad de reideologizarla, alguien más ideologiza lo que hacemos y, por ejemplo, repetimos su machismo.

d. Queremos dejar de usarla sólo cómo mercancía e ideologizarla.

e. ¿Y si la resimbolizamos como un esfuerzo por la igualdad de género?

f. Si el cuerpo es el lugar de batalla de los significados de los géneros y de la diferencia sexual, Camila, demos nuestros ‘pasos’ a una sociedad igualitaria.